Tienen rostro, dejan huella