Pocas palabras, emociones fuertes