El director de El País, en guerra abierta contra sus periodistas