El País, un ordeño excesivo