El País es incapaz de producir
un texto medianamente coherente
para justificar los 129 despidos